miércoles, 24 de febrero de 2016

TÚ QUE VINISTE DE LAS ESTRELLAS... SIRIO...


TÚ QUE VINISTE DE LAS ESTRELLAS
Por Wagner Borges


“Tú, que viniste de las estrellas y diste el gran salto en el mundo de la materia.

Tú, que viniste de las estrellas, que sacrificando tu propio origen cósmico, te refugiaste en un vehículo de carne.

Tú, que viniste de las estrellas y abandonaste la realidad universal para habitar el mundo de las ilusiones.

Tú, que viniste de las estrellas, y que ahora te sientes extrañamente solo, olvídate de todo y entrégate a los llamados de tu Voz Interior. Escucha lo que tiene para decirte, que nada es más importante, ni siquiera los compromisos con el mundo que intenta distraerte de tu Visión Cósmica.

Descubrirás que, realmente, no estás solo, que son muchos los hermanos de las estrellas que también han venido para extender su mano y amparar con sus fuertes hombros, los pasos de la Humanidad durante ésta época de transición.

Los reconocerás fácilmente, las palabras no serán necesarias, tampoco necesitaras saber sus verdaderos nombres.

Sabrás encontrarlos por la afinidad de sus energías, por el llamado de sus corazones y por la profunda identificación con sus sentimientos.

Tú, que viniste de las estrellas, sientes ahora, en el canto más íntimo de tu alma, que llegó el momento de encontrar, en la Tierra, a tu familia Universal, que llegó el momento del reconocimiento, que llegó el momento de la reunión de todas las fuerzas para la realización de la misión única, en la que todos nos hemos involucrado, antes de que llegáramos aquí.

Abre tu corazón, despierta tu consciencia dormida, toque su Ser Interior, deja que él hable, por encima de todo, por encima del mundo, por encima de todos los conceptos que no le permiten existir en toda su potencialidad cósmica.

Tú, que viniste de las estrellas, que eres luz y fuerza, libérate, que llegó el tiempo de abrir las puertas para una Nueva Era.

Tú, que viniste de las estrellas, eterno viajante del espacio, compartiendo ahora con tantos otros hermanos, una misión.


No te dejes perder nuevamente en momentos inútiles que te traen, apenas, soledad, no te dejes seducir nuevamente por las falsas luces del asfalto, asume tu personalidad cósmica, extiende tus brazos, y en un único abrazo, envuelve a tu gran familia, tu inmensa familia universal, y todos juntos, con plena consciencia de la Unidad con tu Origen, cada quien con su parte de colaboración, cumplirá con alegría y coraje, el maravilloso trabajo concientización de la Humanidad para este nuevo milenio.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario